Amo mi profesión: Las razones por las que soy psicólogo

por | 17 Oct, 2016 | bienestar

ser psicólogo

Amo mi profesión. Esta semana me apetece contarte las razones por las cuales me gusta tanto ser psicólogo. Soy consciente de que no es un artículo al uso, pero es algo que me apetecía compartir contigo desde hace tiempo.
Vamos a ello.

¿Por qué estudié psicología?

Te confieso que desde joven siempre me han interesado mucho las ciencias naturales. Desde pequeño devoraba libros de animales y de dinosaurios. Me encantaba, siempre había querido ser paleontólogo.
Pero claro, uno va creciendo y va viendo que ser palentólogo no es tan molón como en las películas. Así que empecé a interesarme por la medicina, pero me mareo con la sangre jejejeje.
Una tarde, estaba viendo toda la oferta de carreras que ofrecían las universidades y la psicología apareció ante mí.
De repente todo cuadró. Tenía 15 o 16 años y entendí que era la salida que más me motivaba. Me volvía loco entender el cerebro humano. Saber que se nos pasaba por la cabeza para haber llegado a cometer las mayores atrocidades de la humanidad. Entender cómo éramos capaces de crear arte de la nada y descubrir enfermedades raras de la cabeza.

¿Por qué estudiar psicología?

Para mí la decisión fue muy fácil. Desde siempre había estado orientado a ayudar a los demás. Cuando era adolescente, me apetecía mucho ser médico, pero la verdad es que el estudio del comportamiento de los seres humanos es algo que me fascinaba desde siempre.
De toda la vida me he preguntado por qué las personas actuaban de la manera en que lo hacían. Y probablemente fue una de las razones más importantes por las que me lancé a estudiar psicología.
Cuando descubres que nuestro comportamiento está mucho más determinado de lo que creemos, y que en muchas ocasiones son nuestras emociones las que gobiernas nuestra conducta, te das cuenta de que realmente la piscología no solamente puede explicar comportamientos, sino que los puede predecir.

¿Qué se estudia en la carrera de psicología?

La psicología es una ciencia muy amplia. Tenemos que tener en cuenta que el comportamiento humano no solamente se reduce a los problemas de salud mental. Hay muchas ramas dentro de la psicología, desde la educativa, la social, la biopsicología, psicología cognitiva, psicología social o la psicología clínica.
Durante la carrera se tocan todas las ramas, en mayor o menor medida, pero al final, consigues tener una visión holística de lo que esta maravillosa ciencia abarca.

¿Para ser psicólogo hay que estudiar ciencias o letras?

Cuando yo empecé a estudiar psicología, la vía de acceso podía ser cualquiera. Pero con la reforma de la ley de educación, el itinerario para acceder al grado de psicología es la opción de ciencias de la salud.
Si lo piensas, tiene todo el sentido del mundo. Después de todo, se trata de una disciplina científica.
Las materias que se estudian durante la carrera tienen que ver con la biología, la sociología, la estadística, la antropología y un largo etcétera, por lo que es necesario, para comprender bien lo que estamos aprendiendo, tener una buena base científica.

¿Qué es lo que más me gustó de estudiar psicología?

Pues a ver, la verdad es que los primeros años hay un montón de asignaturas a las que en el momento de cursarlas, no les encontré demasiado sentido. (Ahora si…), pero tengo que confesar que lo que más me gustaba eran todas las materias relacionadas con el funcionamiento del cerebro.
Me apasionaba conocer cómo la química cerebral era capaz de modificar nuestro comportamiento hasta límites insospechados, las estructuras cerebrales implicadas en los procesos psicológicos o cómo el cerebro es capaz de transformarse con la experiencia.
Conforme fui pasando cursos, la psicología clínica me cautivó. Me dejó perplejo el nivel de sofisticación que había esta bendita ciencia había llegado a conseguir en la aplicación de las técnicas psicológicas. Cómo habíamos conseguido diseñar métodos terapéuticos que realmente funcionaban. Durante los últimos cien años conseguimos influir en los procesos psicológicos para ponerlos a nuestro servicio. Habíamos conseguido influir en las emociones que nos impedían llevar una vida normalizada.

Vale… Está muy bien la teoría pero… ¿Cómo era trabajar de psicólogo?

Empecé a ejercer un par de meses después de acabar la carrera. Compatibilizaba este ejercicio con un máster en psicología clínica y la colaboración en un departamento de la universidad.
La verdad que el primer día que me puse delante de un paciente, allá por 2010, estaba totalmente aterrado. Tenía muchas teorías en la cabeza, pero leches, había una persona delante de mí.
Ya no bastaba con dar una explicación teórica del caso, ahora me tocaba gestionarlo. Me tocaba tener contacto humano con una persona que había puesto su confianza en mí. Probablemente en el momento más vulnerable de su vida. No te voy a engañar, la presión era muy fuerte.
Seguí las pautas que me habían enseñado al dedillo. Me tocó leer un montón de artículos entre sesión y sesión, pero ¿Sabes qué? Que la persona fue mejorando poco a poco. A las cuatro o cinco sesiones la evolución había sido increíble.
¡¡Realmente funcionaba lo que había aprendido!! Las técnicas que me habían enseñado no solamente daban buenos resultados en los estudios que había leído, sino que realmente me estaban funcionando a mi.
Ser psicólogo
Me sentí enormemente afortunado de poseer unos conocimientos que podían cambiar para siempre la vida de las personas. Realmente podía ayudar a los demás a tener una vida mejor.
Detrás del primer caso empezaron a venir más. En menos de un año tenía la consulta llena, veía a más de 30 personas todas las semanas y empecé a conseguir una soltura que me alucinaba hasta a mí.
Me empecé a dar cuenta de que todos cometemos errores de regulación emocional muy parecidos. Cada aprendizaje que sacaba de cada caso lo podía aplicar en los siguientes y llegó un momento en el cual sentía que realmente dominaba la materia.
Ojo, no significa que todo el que viniera a mi mejorase significativamente, la terapia psicológica requiere de un compromiso y una actitud activa por parte del paciente, sin eso no hay nada que hacer, y por supuesto hubo personas que no estaban dispuestas a hacer ciertos cambios, por lo que me fue imposible ayudarlas.
También te digo que han sido las menos. En general he tenido mucha suerte con las personas que han acudido a mí. Siempre han sido muy trabajadoras y han seguido mis pautas a pies juntillas. Con esa actitud es difícil no mejorar.
Ha habido alguna vez que no he sabido hacer que la persona que estaba delante de mí confiase plenamente. Y esto es algo fundamental para que la cosa marche bien. Al principio de empezar a ejercer me encontraba con muchos “pero si tú eres muy joven” o “si tú no tienes hijos”.
Intentaba explicar que no me hacía falta estar en la misma situación que ellos para poder enseñar técnicas que les ayudasen a regular sus emociones. A muchos les convencí, pero alguno se escapó.
La verdad es que el trato diario con personas tan diversas me ha aportado un montón de cosas y me ha hecho crecer una barbaridad como persona. Me he dado cuenta de lo afortunado que soy por tener la vida que tengo, me he dado cuenta de que los problemas son una parte natural de la vida y que evitarlos es una estrategia horrorosa.
Cada día doy las gracias por poderme dedicar a ayudar a los demás. Soy tremendamente afortunado por poder ejercer una profesión tan bonita como la mía. Va por la primera vez que me levante para hacer de psicólogo y me de pereza trabajar. Lo hago cada día con pasión y me dejo la piel en cada caso.
Si veo que algo no está funcionando consulto los últimos artículos publicados, me releo las guías de actuación y me rompo la cabeza para poder ofrecer siempre una solución nueva, nunca me doy por vencido. Cada día de mi vida puedo aprender algo nuevo.

¿Qué se necesita para ser un buen psicólogo?

Para mí lo necesario para ser un buen psicólogo son dos cosas. Lo primero pasión, sin una motivación alta para ejercer la profesión es imposible que estemos siempre al pie del cañón. En especial cuando te dedicas a ayudar a personas que acuden a tu despacho. Hay que tener en cuenta de que se trata de una tarea dura, en la cual estás expuesto emocionalmente a historias muy duras. No es nada fácil estar en esta posición si no amas profundamente el ejercicio de la psicología.
Por otro lado, para ser un buen psicólogo hay que estar muy bien formado y estar actualizándose continuamente. Tenemos que conocer las técnicas que realmente funcionan y por qué lo hacen. Al final tenemos una responsabilidad muy grande. Las personas acuden a nuestra consulta probablemente en el peor momento de su vida y depositan en nuestras manos su esperanza. No es justo que no estemos a la altura.

¿Qué hay que estudiar para ser psicólogo infantil?

En España no hay un título específico que nos acredite para ser psicólogos infantiles. Para poder estar en contacto con pacientes, podemos hacer dos itinerarios distintos. O bien por la vía PIR, que nos dará el título de psicólogo clínico, y para la cual es necesario realizar un examen y una residencia de varios años (como el MIR en el caso de los médicos). La otra vía es realizar el máster de psicólogo general sanitario, mediante el cual, podremos hacer intervenciones en salud, pero siempre respetando los limites y derivando los pacientes que necesiten de una atención especializada, de la cual se encargaría el psicólogo clínico.
No obstante, mi recomendación si quieres dedicarte a la psicología infantil es que te formes, además de lo explicado anteriormente, con un máster específico en psicología infantil. El mundo de los niños es completamente diferente al de los adultos. Sobre todo por la relación terapéutica que tienes que establecer con ellos.
Para mí, esta condición es necesaria, por ello yo solamente me dedico a ver adultos. Porque siento que necesitaría mucha más formación específica para poder trabajar con niños.
 

Ejercer de psicólogo me hace sentirme feliz

Muchos familiares, amigos y conocidos me dicen habitualmente que no entienden cómo me puedo dedicar a lo que me dedico, que ellos no aguantarían todo el día escuchando penas.
La verdad es que yo no lo veo así. Yo me siento privilegiado de que alguien confíe en mí y me cuente sus miedos más profundos y sus preocupaciones más oscuras. Disfruto tremendamente cuando consigo conectar con alguien a un nivel tan profundo, y disfruto todavía más cuando entre los dos, conseguimos dar en la clave y mejorar su día a día.
Al final la terapia, es una forma de autodescubrimiento. Yo solamente hago de guía, pero el trabajo lo hace la persona que tengo delante. Juntos vamos viendo qué es lo que está ocurriendo y en qué parte del proceso de regulación emocional hay algún problema. Mediante las técnicas desarrolladas por la psicología, conseguimos poco a poco restaurar el proceso de regulación emocional adaptativo y poco a poco el día a día va siendo más fácil.
Es un proceso precioso.
También te confieso, que nos lo solemos pasar muy bien durante las sesiones. También hay momentos duros, cómo no, pero conforme aprendemos a relativizar los problemas, es muy frecuente que aparezcan las carcajadas.
Además, la sensación de irme a la cama sabiendo que he podido ayudar a alguien, es inigualable. No hay droga en el mundo que produzca esta sensación.
Para mi es el motor que me mueve cada día. Lo que me hace levantarme por las mañanas. Lo que me empuja a seguir en los días duros y lo que más pesa a la hora de tomar decisiones.

Conclusión: La profesión de psicólogo es la mejor

Amo profundamente mi profesión. Por ello intento ejercerla con dignidad para nunca dejarla en mal lugar.
Respeto a esta ciencia tanto que le dedico más de un tercio de mi vida. Cuando no estoy viendo pacientes estoy leyendo sobre psicología, y cuando no leo, estoy preparando un curso o un taller. Hasta cuando salgo a tomarme una caña acabo hablando de psicología.
Se ha convertido en mi droga. No es amor, es obsesión (Como la canción). Me encanta ir a las librerías y perderme por la sección de psicología. Me chifla buscar documentales nuevos, asistir a congresos, a formaciones, debatir con compañeros de profesión y sobretodo estoy enganchado a ayudar a los demás.
En conclusión. Amo sobre todas las cosas ser psicólogo y ejercer como tal.

Quizá también te interese

33 Comentarios

  1. Mónica

    Hola Jesús
    Yo también me dedico a la psicología, a esta ciencia que nos permite ayudar a las personas a sentirse mejor consigo mismas y a sacarse más provecho. Es apasionante y, como bien dices, un proceso precioso y motivador para mí.
    Las dificultades forman parte de la vida de todos, y lo mejor para cada uno no es resignarse a ellas, sino buscar el modo de que nos afecten lo menos posible. Conseguir esto en la consulta, con nuestros pacientes, es enseñarles a tener una vida mejor, y a tener la vida que ellos elijan.
    Un abrazo

    Responder
    • Jesús Matos

      Entonces tu me entiendes bien Mónica. Me alegra mucho tener colegas por aquí leyendo. ¡Un fuerte abrazo!

      Responder
  2. Claudio

    Envidia sana de que tu profesión te apasione tanto.
    Por cierto, recomiendas alguna universidad en concreto para estudiar psicología en España??

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡Hola Claudio! Pues no soy quién para recomendar Universidades… Solamente me atrevo a decir que yo estudié en la Universidad Complutense de Madrid y estoy contento con la decisión. Un abrazo

      Responder
  3. Josué

    É amigo, sou estudante de psicologia no Brasil e amo o conhecimento, estou encantado com rudo que esta magnifica ciência tem me apresentando. Parabéns por seu trabalho.

    Responder
  4. Carolina

    Hola Jesús!! Me encantó lo que escribiste y me sentí super identificada con lo que escribiste, tambien soy Psicóloga y realmente me apasiona día a día poder ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida.
    Gracias por tus bellas palabras!!

    Responder
  5. Paula

    Hola Jesus,
    Ciertamente, tus palabras me llagaron. Voy a empezar la carrera en septiembre. Llevo media vida queriendo ser psicóloga, queriendo estudiar y ahondar en las profundidades de esta ciencia. Empiezo un poco más tarde de lo habitual, tengo 25 años, pero fui una adolescente rebelde y, hasta ahora, no podía acceder a la universidad. Desde hace unos años, me considero buena estudiante, voy al día y me implico, pero ahora que estoy tan cerca de mi sueño (años atrás era un sueño un poco imposible), me he venido un poco abajo. No sé si estaré a la altura, me siento un poco «desubicada» por mi edad, no sé como será compaginar la universidad y el trabajo… No obstante, al leerte me has dado fuerzas. Me has hecho recordar lo que yo sentí cuando conocí la psicología por primera vez ¿Algún consejo? Gracias.

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡Hola Paula!
      Pues tengo que decirte… que me das envidia… Empezar la carrera con 25 años supone hacerlo porque de verdad quieres y con otro nivel de madurez… Lo que probablemente haga que aproveches mucho más las asignaturas… Lo de sentirte deshabitada… Es completamente normal… A mí me pasaba al principio cuando veía que era de los únicos chicos que había (esto se cierto…), pero en seguida te acostumbrarás.
      Así que nada, mucho ánimo 🙂
      Gracias por tu comentario

      Responder
  6. Cynthia Garcia

    Hola Jesús buenas noches, mi nombre es Cynthia, dejé la carrera de psicologia en mi pais , vine a radicar a Usa tengo 35 años , casada y con un bb de 1 año , mi primera profesión es la docencia, pero mi primer amor siempre fue la psicologia y tengo esa espina de querer retomarla pero aqui en Usa es carísimo, de una u otra forma lo haré en linea o no se…
    Crees q a mi edad y con un bb pueda lidiar y volver a empezar.. agradeceria tu consejo ! Muy amable.

    Responder
    • Jesús Matos

      Hola Cynthia,
      Pues esto es como todo, cuestión de planificarse, y de ponerle interés y echar horas. Como todas las cosas en la vida. Es cuestión de estar dispuesto a «pagar» el precio por ser psicólogo (no me refiero al económico, sino a los costes de estudiar, ir a clase etc etc).
      Pero yo creo que nunca es tarde para nada.
      Un saludo

      Responder
  7. sharon vanessa

    Hola Jesus, tengo 17 años y empezare a estudiar psicología, su me gustaba muchísimo ahora me gusta el doble de haber leído esto. Te admiro!

    Responder
  8. Sandra

    Hola Jesús soy de México y estoy por terminar la preparatoria y e decidido estudiar psicología pero te platico todos me critican q es una carrera chafa que me voy a morir de hambre y muchos comentarios más que me hacen dudar pero de verdad no sé si nací para esta carrera tengo miedo a equivocarme y que no pueda aprender nada ayuda un consejo que me puedas dar y que nunca olvides

    Responder
    • Jesús Matos

      A mí me decían lo mismo…. jejejeje Y no hice ni caso… Hice lo que me gustaba… Punto. Y no me arrepiento.

      Responder
  9. dani

    hola jesus. tengo 23 años, crees que es tarde para arrancar a estudiar psicologia a esta edad?

    Responder
  10. María José

    Hola Jesús, me encantó tu manera de ver esta preciosa carrera que es la psicología, tengo 15 años y voy a empezar a estudiar mi último año de preparatoria, soy de Venezuela y la verdad que en algunas ocasiones las opiniones de algunas personas me hacen dudar, pero es lo que me gusta como dices tú lo que me apasiona, me dicen que moriré de hambre pero no me importa seguiré en mente con esta meta que espero cumplirla, te admiro mucho. Saludos
    ¿Algún consejo que me pueda servir cuando entre en la universidad?

    Responder
    • Jesús Matos

      Hola Maria José,
      jejeje, a mi me decían lo mismo… jejejeje. El único consejo que te puedo dar para la universidad es que aproveches el tiempo allí, que es una etapa maravillosa de la vida que nunca más vuelve 🙂
      Un abrazo

      Responder
  11. Mariela

    Hola Jesús,
    Me emociona tanto la pasión que entregas cada día, felicidades!!!
    Estoy con mi primer paciente, temerosa, ansiosa, llena de miedos… Pero con más ganas que nunca. No sabes lo feliz que me siento de ser Psicóloga, es maravilloso no solo para quienes acuden a nosotros, sino también para nuestro ser.
    Lindas palabras.

    Responder
  12. Marjorie Rodriguez

    Hola Jesús, soy Marjorie, yo estaba en primer año del Master cuando te conocí (tú estabas en segundo), Fíjate que estaba buscando material para mis alumnos de Psicología y encontré este artículo tuyo. Con tu permiso se los voy a compartir. Un abrazo con cariño y muchos recuerdos.

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡¡Qué alegría Marjorie!! 🙂 Espero que todo te vaya fenomenal!! Un fuerte abrazo!!

      Responder
  13. Maria

    Hola, yo estoy en primer semestre de psicología. Siempre había pensado que la psicología era lo mio. Pero tengo muchos miedos, entre ellos está que las personas dicen que » me voy a morir de hambre» y eso me desmotiva mucho:'(, porque quiero sacar adelante a mi familia. Entonces no sé qué hacer…

    Responder
    • Jesús Matos

      Creo que a todos los psicólogos nos decían lo mismo… jejejeje 🙂 Si te encanta la profesión, siempre hay maneras de ejercerla 😉

      Responder
  14. Carlos

    Hola, Jesús.
    Muchas gracias por este artículo, siento que he conectado con mucho de lo que mencionas en él.
    Llegué a este sitio porque estaba buscando razones para estudiar psicología ya que me he planteado estudiar esta carrera a pesar de que ya tengo 33 años de edad. Soy desarrollador de software, pero elegí dicha profesión hace catorce años, sin embargo siempre me ha gustado escuchar a las personas y ayudarlas, con frecuencia las personas me piden consejos y es frecuente que quienes no me conocen me comenten que si soy psicólogo y se sorprenden cuando les digo que no lo soy.
    Me he dado cuenta que durante los últimos años siempre estoy leyendo información relacionada con la psicología, pero fué hasta hace un par de semanas que me empecé a plantear la idea de estudiar esta carrera para poder estar capacitado para ayudar a las personas de manera profesional. Hace cuatro años que dejé de ejercer como desarrollador de software porque no deseaba hacerlo más y comencé a dedicarme al marketing digital. He leído que al cursar estudios de psicología podría complementar mis técnicas de mercadeo y que podría desarrollar mejores productos de software, pero siento que mi tendencia siempre es más hacia ayudar a otras personas a sentirse bien.
    Me siento un poco mayor como para comenzar otra carrera desde cero, pero lo que he leído en este artículo me ha ayudado a reforzar las razones con las que he conectado.
    Muchas gracias por compartir tu experiencia, Jesús.
    ¡Saludos!

    Responder
  15. Raquel

    Hola Jesús!!
    Gracias por explicar así, me a llegado a lo más profundo, tengo 40 años y 4 hijos, ahora voy a empezar a estudiar psicología, voy a cumplir mi sueño si o si me da igual mi edad, llevo toda mi vida con esa espinita y me da igual lo que piensen los demás, por que siento en lo más profundo de mi alma , que estoy en el camino adecuado.
    Muchas gracias. Algún consejo??

    Responder
    • Jesús Matos

      Sólo un consejo Raquel! Disfrutalo al máximo!!! 🙂

      Responder
  16. Mayerly Tatiana

    Estoy apunto de tener mi entrevista personal y estoy muy motivada.
    gracias 🌻🤗

    Responder
  17. Lucía

    Hola Jesús! Siempre quise estudiar Psicología, ahora estoy en 3º de carrera. Me apasiona la profesión, el día a día, ser tan afortunada de poder ayudar a los demás basándome en la ciencia… pero me ha surgido recientemente una duda. Soy una persona PAS y me asusta un poco cómo pueda afectarme el día de mañana trabajando, ¿algún consejo?
    Gracias!

    Responder
  18. H.Hussein

    Buenas, me gustaría saber cómo se hace para comenzar a trabajar, es decir, ¿es difícil encontrar trabajo de psicologo clínico teniendo el PIR?, ¿que trabajos hay que no sean de consulta privada?
    Gracias

    Responder
    • jesus

      Hola!! Pues en el momento actual no creo que sea demasiado difícil encontrar trabajo con el PIR, es más creo que con el general sanitario es fácil encontrar trabajo. Estamos en un momento en el cuál la psicología está empezando a ganar visibilidad, se están cayendo estigmas… En referencia a lo que me comentas de otros trabajos, pues hay muchos… Colegios, empresa, investigación… La psicología tiene cabida en todos los ámbitos de la vida 😉

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *