Para dejar de tener migraña, ¡¡Cambia!!

por | 20 Jun, 2017 | bienestar

Esta semana tengo el placer de poder invitar al blog a Séfora Bermúdez. De formación bióloga. Durante muchos años sufrió los estragos de las migrañas y emprendió un camino que le cambió la vida. No te aburro más y te dejo que te lo cuente ella. 
Hola, me llamo Séfora Bermúdez y desde hace 10 años ya no sufro migraña y sé que jamás voy a tener.
 

La migraña tiene solución definitiva

Si sufres estos fuertes dolores de cabeza o algún familiar tuyo los padezca, es muy probable que nunca hayas conocido a nadie que se haya curado definitivamente.
Pero no soy un caso único.
Otros muchos lo han logrado. Y tengo ya 7 entrevistas de personas que se han curado definitivamente en mi blog que puedes leer en: www.seforabermudez.com/blog
Y todos ellos han aplicado una estrategia común: el cambio.
 

Los síntomas encierran un mensaje

Cuando sufrimos un síntoma o dolor, y con la migraña los dolores son intensísimos, este síntoma encierra un mensaje, un mensaje para que cambiemos.
Así que siempre le digo a mis clientes que quieren eliminar sus migrañas definitivamente de sus vidas: si sigues comiendo lo mismo, pensando lo mismo, hablando con las mismas personas y haciendo las mismas cosas, tendrás el mismo resultado.
Probablemente llevas años evitando desencadenantes:

  • No comes chocolate o vino tinto
  • Intentas dormir el mismo número de horas
  • Evitas las situaciones estresantes.

Pero dime, sé sincero. ¿Te está funcionando?
Supongo que has respondido que no y por ello estás leyendo este artículo.
Así que lo que yo hice, y que hicieron el resto de las personas que ya no sufren migraña, es hacer todo lo contrario: dejar de evitar los supuestos desencadenantes.
 

La tendencia contrafóbica

Esta estrategia se denomina en psicología tendencia contrafóbica.
Consiste en enfrentarte a todo aquello que te da miedo, te incomoda o te provoca disconfort.
Pero para entender porque el chocolate, el vino o las tormentas no son un desencadenante de las migrañas he de explicarte la función de la migraña.
Sí, sí, la migraña tiene una función.
Una función protectora.
 

La utilidad de la migraña

La migraña no es una enfermedad, sino un síndrome: conjunto de síntomas de los cuales predomina el dolor.
Y la función del dolor es protectora.
Te lo ilustro con un ejemplo. Cuando estás en la cocina y tocas una olla hirviendo con la mano sientes un rayo de dolor en los dedos para que los apartes inmediatamente y evitar una grave quemadura.
Pues cuando tu cerebro tiene dolor después de comer chocolate o antes de ir a una reunión importante, intenta protegerte para que no vayas a la reunión o no comas chocolate. Tu cerebro reacciona con dolor para protegerte, pero de manera errónea.
El dolor es totalmente real, y vaya si duele, pero el motivo del que te protege (reunión, tormenta o chocolate) no. Es un error evaluativo.
Así que la manera de desandar esa hipersensibilidad cerebral que has creado es exponerte a ello para “enseñar” a tu cerebro que no hay peligro real, la estrategia contrafóbica de la que te hablaba.
Si eres insistente tu cerebro poco a poco se desensibilizará a estos repetitivos avisos.
deja de tener migraña

Yo no puedo cambiar

Es una frase que me repiten mucho cuando explico la estrategia de superación de migraña: “yo no puedo cambiar, yo soy así desde que nací, ¿no es mejor que cambien los demás?”.
Entiendo perfectamente el miedo y la evitación al cambio. Pero es algo contra lo que hay que luchar y utilizar ese miedo como un motor, y no como un freno.
Sin ponerme muy científica ni darte una asignatura de mi licenciatura de biología, me gustaría explicarte que todo el mundo puede cambiar gracias a una característica del cerebro llamada neuroplasticidad.
La neuroplasticidad es la capacidad de las neuronas, un tipo de células del cerebro, de generar nuevas conexiones entre sí.
Una forma (pero no la única) de introducir cambios en nuestros pensamientos y en consecuencia de actuar, es la repetición.
Mediante la repetición de nuevos patrones se generan nuevas conexiones que acaban substituyendo a los antiguos.
Esta estrategia ya las utilizado más veces, aunque a lo mejor no eras consciente de ello.
¿Recuerdas como aprendiste las tablas de multiplicar? Repetiste docenas de veces una cancioncilla “1 por 1 es 1, 1 por 2 es 2…” (leer con el tono de la canción que tu madre odiaba repitieses tanto)
Haciendo todo esto encontraras no solo un equilibrio físico, sino también emocional, ya que los dolores desparecerán al evolucionar tu capacidad de gestionar tus migrañas.
No sé si aún no te has comprado el libro de Jesús, “Buenos días, alegría”, pero hay ejercicios prácticos que se pueden aplicar perfectamente si sufres migrañas y que te permitirán subir un escalón más hacia tu bienestar, introduciendo actividades nuevas y potenciando este cambio que te describía.

Así que, si quieres eliminar tus migrañas:

  • Investiga otros casos de curación.
  • Comienza una tendencia contrafóbica
  • Experimenta con tu capacidad de cambio mediante la repetición gracias a la neuroplasticidad.

 
Si quieres saber más acerca de este proceso puedes visitar mi web: www.seforabermudez.com o escribirme a info@seforabermudez.com
 

Quizá también te interese

5 Comentarios

  1. Cristina Hortal

    Hola Séfora!
    Sé por experiencia propia que es tal cómo comentas, aunque muchas creencias (aceptadas y enquistadas) se ponen en juego aceptando estas premisas.
    Suele costarnos aceptarlo y luego ponerlo en práctica. Pero se puede, vaya sí se puede.
    Puedes hacerte cargo de tu síntoma y dejar que éste te muestre lo que necesitas eliminar de tu vida. Y mover ficha, claro.
    Los resultados no se hacen esperar. Funciona para otros síntomas.
    Cómo sabes, mi gran experiencia de «autocuración», (no sé si el término es el más adecuado, pero ya me entiendes) fue con una enfermedad reumática «crónica», pero lo he comprobado también con otros síntomas.
    De hecho, leyéndote, me he dado cuenta de que también tengo mi pequeña experiencia con la migraña. Puede que te interese para utilizarla para tu blog. Yo encantada, si es el caso.
    Un abrazo, Séfora y a ti también Jesús.

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡¡Muchas gracias por el comentario Cristina!! 🙂

      Responder
    • Sefora Bermudez

      Hola Cristina,
      como sabes conozco tu historia, pero nunca he leído nada de la migraña…Por supuesto que estás invitadísima a compartir tu experiencia.
      Un abrazo.

      Responder
  2. jugos10.net

    Buenas
    Muy motivante tu redacción y hay muchas información que no conocía que me has aclarado, esta espectacular..
    te quería corresponder el espacio que dedicaste, con unas
    infinitas gracias, por aconsejar a gente como yo jijiji.
    Adios

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *