Siempre me centro en lo negativo

por | 19 Sep, 2016 | ansiedad

negativo

No te has preguntado alguna vez ¿Por qué siempre me centro en lo negativo? Es algo totalmente normal, nos pasa a todos, nuestro cerebro está preparado para dar más relevancia a los eventos que interpretamos como negativos que a los eventos que interpretamos como positivos o neutros.
Hace un par de semanas me pasó algo relacionado precisamente con este proceso y me apetece compartirlo.

¿Qué me pasó?

Estaba descansando de un duro día de vacaciones (De verdad que fue duro, que nos pateamos un par de ciudades) y fui a comprobar las redes sociales al llegar al hotel, ya que no disponía de conexión con el móvil.
Cuál fue mi sorpresa cuando alguien escribía un comentario negativo en una de mis publicaciones.
El post de Facebook hacía referencia a las sesiones individuales que hago y alguien comentaba algo así como “Como trates a todos los pacientes como a mí, vaya chasco”.
Me quedé a cuadros, no sabía quién era esa persona y desde luego nunca había sido mi paciente.
Busqué en los archivos de emails y encontré que le había contestado a las dudas que me preguntaba por correo.
La verdad es que no entendía nada, no sabía por qué razón se sentía decepcionado conmigo, me había escrito y yo le había contestado sin cobrar ni un duro… Supongo que creería que le iba a hacer una terapia completa gratuita. Lamentablemente tengo que comer…  Me encantaría poder ayudar a más personas de forma altruista, pero el proyecto solamente se sostiene si tengo ingresos económicos (Como cualquier trabajo…).
Sinceramente creo que aporto un montón de información de forma gratuita. Escribo post, tengo tres trainings gratuitos, contesto a decenas de personas todos los días e incluso ¡Hacía la primera sesión gratuita!
¡Pues nada, esta persona no estaba conforme e incluso lo publicaba en mi perfil!
Diariamente recibo decenas de mails dándome las gracias por el curso o por haberles contestado a los correos, pero ¿Sabes con qué me quedé esa semana?
Efectivamente, con el comentario del usuario descontento.
 

¿Por qué ocurre esto?

Como siempre te digo, somos animales venidos a más. Hemos evolucionado en mitad de la selva por lo que nuestros procesos e atención, pensamiento y memoria están adaptados a este medio tan hostil.
Te pongo un ejemplo:
Imagínate que estás en mitad de la sabana y aparece un león a lo lejos. ¿En qué te fijas? ¿En lo bonitos que están los árboles en esta época? O en ¿Si el bicho se acerca?
Obviamente, en el león. Nuestro cerebro está preparado para dar relevancia a lo que nos genera malestar. Es la forma que tiene para mantenernos vivos.
Por este motivo se producen las preocupaciones. Tenemos algo a lo que le damos mucha importancia, por ello nuestro cerebro nos lo manda a la consciencia constantemente.

¿Qué podemos hacer si siempre me centro en lo negativo?

Nuestro cerebro hace dos evaluaciones muy rápidas de las situaciones.
En la primera clasifica los eventos como positivos, neutros o negativos. Los eventos positivos y los eventos neutros no producen estrés, mientras que los negativos sí.
Piensa por ejemplo en que vas a comerte tu plato preferido (Evento positivo) ¿Te genera ansiedad?
A mi tampoco, me genera hambre.
Piensa en una silla (Evento neutro), ¿Te genera ansiedad? Para nada.
Piensa en que esta tarde tienes que dar una conferencia en inglés sobre física cuántica ante 500 autoridades. ¿Te genera ansiedad? A mí también.
Después de esta primera evaluación, llega la segunda donde vemos si tenemos los recursos necesarios para afrontar la situación (Es una evaluación subjetiva).

Entonces ¿Qué pasa?

Si nos percibimos como capaces de superar la situación aparecerá ansiedad adaptativa que nos preparará para actuar. Si por el contrario nos percibimos como incapaces aparecerá ansiedad excesiva que nos bloqueará o nos empujará a escapar.
En el ejemplo del león está claro. En la primera evaluación percibo al animal como aversivo y en la segunda me percibo a mí mismo como incapaz de afrontar el encontrarme con él por lo que salgo huyendo.
Como te decía, poco podemos hacer para cambiar nuestra primera evaluación, pero sí que podemos hacer mucho para cambiar la segunda.
Por ejemplo, podemos utilizar las técnicas para cambiar pensamientos que te he enseñado en otro artículo para ver si realmente tenemos recursos para afrontar.
En el ejemplo que me ocurrió a mí con el lector descontento:
Mi primera evaluación fue negativa. Obviamente a nadie le gusta que hablen mal de uno, encima si cree que no es justo.
Mi segunda evaluación inicial fue que igual tenía razón, que a lo mejor no le había contestado a un email, pero cuando apliqué las técnicas de cambio de pensamiento, mi segunda evaluación fue “Claro que le contestado a lo que me pedía, el problema eran sus expectativas, que esperaba una terapia gratuita completa, no tiene nada que ver conmigo el comentario, es su proceso”
Inmediatamente, empecé a sentirme mejor. La verdad es que no me acuerdo para nada en mi día a día de este suceso, solamente porque lo tenía apuntado en un post it para no olvidarme de escribir este post.

Conclusión

Tu cerebro está hecho para que sobrevivas, no para hacerte feliz. Tienes que saber esto para que empieces a no tomarte tan en serio lo que piensas.
Siempre vamos a tener una tendencia para enfocarnos en lo que nos da miedo, nos genera ansiedad, nos cabrea o nos pone tristes. Las emociones nos dan información sobre lo que ocurre en nuestro medio y en nosotros mismos. Aprovecha esa información y si tienes que reevaluar los recursos de los que dispones, hazlo, que seguro que te llevas una sorpresa.
Y recuerda, si te genera ansiedad y no mata… Afróntalo
 
 
 
 

Quizá también te interese

14 Comentarios

  1. Claudio

    Que puñetera es la mente! Puede ser un buen siervo pero a su vez un terrible patrón.
    Comparto el artículo.

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡¡Totalmente!! Hay que saber gestinarla para que sea una buena aliada 😉 Muchas gracias por compartir Claudio

      Responder
    • Lic. Doris Montoya Carrión

      Excelente ejemplo que nos permite ver cómo nuestros pensamientos nos hacen sentir mal o bien ….y más auténtico que en el caso de ser psicólogos ( también lo soy ) no estamos exentos de que nos gobiernen a veces, lo importante es aprender las técnicas para poder cambiarlos y reestructurar esos pensamientos que nos producen ansiedad y por tanto malestar y cuestión de práctica obviamente . Saludos .

      Responder
      • Jesús Matos

        ¡¡ME alegro de que te haya gustado Doris!!

        Responder
  2. Giselle

    Genial!! Me sentí identificada con los sentimientos, pues me sucedía mucho ese tipo de cosas. Comencé hace algún tiempo a hacer un experimento: cuando me atacaba el recuerdo de algo percibido como negativo, trataba de cambiar mi pensamiento hacia la persona en cuestión, pensando en que si fuese mi hermano o familiar o un amigo cercano, a quien conozco muy bien ¿cómo tomaría su acción? como una tontería. Entonces experimentaba un descanso mental, que después me di cuenta que se trata del «perdón». Luego se va haciendo costumbre. No significa que vayamos por la vida permitiendo que nos hagan trastadas, significa no engancharse y liberar. Otras cosas que me han ayudado mucho es escribir -o tan sólo pensar- algo positivo que haya vivenciado en ese día. O leer un artículo tuyo. Así nos vamos enfocando en lo bonito.

    Responder
    • Jesús

      Totalmente de acuerdo Giselle. La última libertad humana es la actitud que tomamos hacia las cosas que nos ocurren. Un abrazo

      Responder
  3. Cris

    Gran artículo!!Me ha gustado mucho la reflexión y como argumentas la lógica de por qué pasa eso. Enhorabuena por darnos herramientas tan útiles!!
    Un saludo

    Responder
    • Jesús Matos

      Me alegro muchísimo de que te haya gustado Cris. Un abrazo grande

      Responder
  4. Graciela

    Muy bien explicado. Me encanto la claridad.

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡Me alegro muchísimo de que te guste Graciela!

      Responder
  5. Kiko Romero

    Buen post!!
    Cito:
    «»nuestro cerebro está preparado para dar más relevancia a los eventos que interpretamos como negativos que a los eventos que interpretamos como positivos o neutros.»»
    Sí bueno, eso de cerebro suena muy impersonal, … claro marco científico entiendo…
    Lástima que desde el colegio no tuvieramos una asignatura llamada «Funcionamiento de la mente y los pensamientos», o algo así…
    quizá hubiera sido igual de importante que las matemáticas…
    quizá ahora discutiriamos problemas más conscientes e interesantes…
    quizá no hubieran pasado muchas cosas chungas…
    quizá se hubiera aprendido a corregir la mente para NO apuntar los pensamientos conscientes hacia los derroteros del mal (ya las consecuencias que tiene esto) …
    Ah!! Que aún no hay una asignatura en el colegio relacionada con esto T_T’
    Su p…
    Gracias!
    Un saludo,

    Responder
    • Jesús Matos

      Estoy totalmente de acuerdo contigo Kiko. Que no nos enseñen a gestionar nuestro cuerpo en el cole tiene delito. Pero bueno…

      Responder
  6. Eva

    Si te genera ansiedad y no mata ¡Afróntalo!
    Me ha gustado esta frase… porque si mata, evidentemente nada puedes hacer. Je je.
    Gracias, buen artículo.

    Responder
    • Jesús Matos

      😉 ¡¡Me alegra que te haya gustado!! Un abrazo Eva

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *