La psicología de la película ‘A Ghost Story’

por | 13 Sep, 2019 | comportamiento, opinion

psicología a ghost story

A Ghost Story, film creado por David Lowery y protegonizado por Casey Affleck y Rooney Mara, es una película singular, lenta, sensible que cuenta una emotiva historia a pinceladas.

La trama se centra en el periodo en que un músico, que convive con su pareja, muere y, trágicamente, queda atrapado en la realidad como un fantasma – literalmente – en forma de la clásica sábana blanca con agujeros en los ojos. Este fantasma queda anclado a la propiedad que compartía con su novia, por lo que puede permanecer cerca de ella y asistir a prácticamente todos sus movimientos.

Las primeras semanas y meses el fantasma no puede evitar ver a su amor llorar por su muerte a todas horas. Pasado el tiempo, ella por fin abandona el hogar que, aun estando su novio en vida, quería cambiar. Tras ello, él no podrá seguirla e, inevitablemente, quedará en la casa cuando la habite una familia con hijos pequeños y seguirá en el mismo punto cuando el tiempo avance hasta una etapa posterior y futurista, y anterior y primitiva, y finalmente hasta que el tiempo vuelva hasta el punto inicial, cuando vivía con su mujer en la casa y justo después, cuando fallece.

Desde En Equilibrio Mental queremos esta vez centrarnos en los detalles y vivencias psicológicas de esta película, que analizaremos de forma amena en las siguientes líneas.

· El aferramiento a los lugares                                    

Una de las principales claves de la historia es que C, el fantasma, no puede alejarse de su hogar. Esta humilde vivienda que compartía con su novia tenía tanto significado para él, que aun en vida era incapaz de plantearse dejarla, a diferencia de ella, que quería buscar algo nuevo.

Este aferramiento puede interpretarse de varias maneras. A medida que vemos la película, pasamos de pensar que se siente tan ligado al lugar debido a los buenos momentos que vive ahí, con su pareja, a realmente comprender que puede de alguna manera sentirse arropado por “sí mismo” una vez es fantasma y queda ahí, por lo que su obsesión por la casa es cíclica.

a ghost story

En cualquier caso, este tipo de aferramiento u obsesión puede nacer del miedo que muchas personas sienten a arriesgar y a abandonar su zona de confort.

· Trastorno alimentario

Hay una escena de la película en la que el personaje femenino, tras la muerte de su amor, un día llega a casa y se come una tarta que le regala una vecina por la triste situación. Injiere la tarta de forma obsesiva y sin descanso, durante 6 largos minutos. Muchas veces, en situaciones traumáticas         o difíciles, algunas personas pueden experimentar trastornos alimentarios, como anorexia, bulimia o este, comer a tragantón y luego sentirse realmente mal.

· El luto, el duelo, el olvido, la superación y la aceptación

Puede apreciarse en esta película el duelo ante la pérdida de un ser querido, cómo va pasando por distintas fases. M, el personaje femenino, experimenta varias etapas, en las que destacan la de tristeza absoluta, en la que no cesa de llorar durante meses, la de tratar de rehacer la vida, en la que la vemos conociendo a otro hombre, y la de superación, en la que finalmente decide mudarse a un nuevo lugar que ya no le recuerdo a su ser amado ido y donde comenzar de nuevo. M acaba superando y aceptando de forma sana y lógica la tragedia que ha tenido que vivir.

Por otro lado, C, el fantasma, sin que su pareja haya muerto, siente también una gran pérdida y se encuentra de luto eterno, ya que nunca va a poder volver a abrazarla. Él se ha quedado estancado y no puede o no quiere olvidar a la mujer con la que compartió la vida.

· La vida más allá de la muerte, el recuerdo y el olvido

Se trata de uno de los conceptos que más obsesiona y caracteriza al ser humano, la reflexión sobre la vida y la muerte, y la constante interrogación acerca sobre lo que ocurrirá una vez nuestro cuerpo deje de estar vivo. Podemos darnos cuenta de que, en este caso, M, que es la mujer que sufre la pérdida, no cree demasiado en el más allá, que, paradójicamente, en esta película sí existe. Ella desde el primer momento asume que su amado se ha ido para siempre, por lo que, desde el punto de vista psicológico, a pesar del dolor, actúa y piensa de un modo racional, entrando dentro de la perfecta normalidad, por supuesto, todas aquellas creencias que acompañan a muchas personas en este ámbito.

Esperamos que te haya resultado interesante nuestro pequeño análisis psicológico de la película A Ghost Story. ¿Hay alguna otra que te gustaría que comentáramos en nuestro blog?

Quizá también te interese

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *