Diferencias entre el autismo y la timidez

por | 23 Ene, 2020 | comportamiento, mente, opinion, terapia

Para entender las diferencias entre autismo y timidez, hay que destacar que existe un rasgo común entre las personas tímidas y las autistas, y este es el grado de dificultada para interactuar con los demás en situaciones de comunicación social.

Por otro lado, existe una diferencia fundamental para comprender este tema y poder hablar del autismo y la timidez, y es que el autismo es un trastorno persistente del neurodesarrollo con correlatos anatómicos en el sistema nervioso central, mientras que la timidez es un rasgo de la personalidad que no influye con el mismo grado de intensidad la autonomía personal o social.

¿Qué es la timidez?

La timidez es un rasgo de la personalidad, es una preferencia por las situaciones que no implican una interacción social que junto a la experiencia de incomodidad puede llevarse al extremo.

Si comparamos con el autismo, las personas tímidas presentan dificultades para tratar con las demás, pero son conscientes de las normas que rigen este tipo de situaciones y pueden adoptarlas sin problema en aquellos casos que lograr hacerse con la confianza suficiente. No presentan rigidez conductual, ni alteraciones específicas de cognición, ni de capacidad intelectual.

¿Qué es el autismo?

Leo Kanner fue el primero en describir el autismo a mediados del siglo XX. Entendido como una alteración profunda en los procesos de interacción social, un deseo inflexible de preservar la propia identidad, una anormal vinculación con objetos y una expresión verbal caracterizada por el mutismo, aunque es cierto que con los análisis científicos algunos de estos atributos han sido matizados.

Existen diferentes niveles de severidad dentro del autismo, al tratarse de un espectro y no de un cuadro monolítico.

Grado 1, cuando existe dificultad comunicativa de entidad moderada y conductas restrictivas en un único contexto.

Grado 2, cuando existe déficit para iniciar el contacto de tipo social e inflexibilidad conductual.

Grado 3, en este caso la interacción con los demás es mínima y existe una extrema rigidez de la conducta, con grave perturbación en el proceso de cambio del foco atencional.

Cabe recordar que todos los síntomas deben iniciarse en los primeros meses de vida, aunque es cierto que se evidencian con más claridad cuando el niño comienza a participar en situaciones que suponen para el niño una demanda especial e atención social y cognitiva.

Encontramos en los niños desde muy pequeños, problemas en la comunicación, determinados patrones restrictivos y repetitivos en el comportamiento, alteraciones cognitivas (de atención, de resolución de problemas, flexibilidad mental, tec)

Por lo tanto, existen diferencias y similitudes entre el autismo y la timidez. Existen determinadas situaciones para las personas que sufren autismo o aquellas que son tímidas que comparten una alteración en el modo en que se produce un acto comunicativo, pero discrepando en el cómo y el porqué. La timidez no implica ningún grado de patología y debería considerarse por todos como una parte más de la personalidad del ser humano. Mientras que el trastorno autista es un trastorno con una sucesión de síntomas característicos y repetidos.

Cabe señalar que debemos diferenciar bien los síntomas del autismo y la timidez, ya que hay niños introvertidos que prefieren la compañía de menor número de personas, pero tienen habilidades sociales. Mientras que los niños tímidos tienen grandes dificultades para relacionarse con los demás, poseen un temor irracional a ser juzgados negativamente por otras personas y hacer el ridículo.

Nuestro gabinete está especializado en la terapia con niños y padres, para saber cómo superar problemas y dificultadas que impiden llevar a cabo una vida normal. Cuando vemos a nuestros hijos en situaciones difíciles es necesario pedir ayuda y saber dónde acudir, si no sabes por dónde empezar, te recomendamos que no dudes en solicitar información y comenzar a buscar soluciones. ¿Quieres que te ayudemos personalmente?

Quizá también te interese

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *