Cómo mi discapacidad me ha ayudado a ser más feliz

por | 11 Ene, 2016 | bienestar

discapacidad

Esta semana traemos novedades. Es la primera vez que traigo un invitado y la verdad es que creo que no podría haber sido otra persona mejor. Os presento.
Carlos de youcandoitprojet.org un pedazo de psicólogo con el que vais a alucinar.

CÓMO MI DISCAPACIDAD ME HA AYUDADO A SER MÁS FELIZ: 7 ACTITUDES QUE NOS ENRIQUECEN A TODOS

¿Qué sientes al encontrarte con una persona ciega o que va en silla de ruedas? ¿Quizá lástima? ¿Se te ha pasado por la mente la palabra “pobrecito/a”? Por lo contrario, ¿sientes una extraordinaria admiración? ¿Has pensado alguna vez que tú no serías capaz de salir adelante y vivir feliz si estuvieras en esas circunstancias?
Te digo una cosa: me siento un afortunado por tener mi discapacidad visual.  Sí, sí, doy gracias por todo lo que me ha permitido aprender sobre la vida.  Además te puedo asegurar que a todos nos une mucho más que lo que nos separa.  El hecho de que tú veas y yo no es una anécdota en comparación con la semejanza de nuestros retos emocionales y vitales.
Creer en nosotros mismos y en los demás, afrontar los miedos que bloquean, disfrutar con nuestro trabajo, cultivar relaciones que nos enriquezcan…esos retos son los mismos para todos y por eso te propongo estas valiosas lecciones que me ha ofrecido mi día a día, para inspirarte y ayudarte a ti, seas como seas, anheles lo que anheles.

1. Soñar es gratis, pero tiene un valor incalculable.

Desde muy niño siempre fui un soñador.  Quizá la enfermedad degenerativa que me ha tocado vivir, la retinosis pigmentaria, ha favorecido mi mirada interior y ha avivado mi gusto por imaginar, visualizar mundos y personas.
El primer casete que me regaló mi padre era de John Lennon y quizá “Imagine” haya resonado siempre en mi inconsciente pues nunca me he conformado con el mundo ni con las circunstancias que nos ha tocado vivir.
Otra realidad es posible, nosotros podemos mejorar sin límites y el mundo puede ser un lugar más armonioso, más generoso, más feliz.  Todo en esta vida se crea dos veces: la primera de ellas en nuestra mente, luego se puede transformar en realidad.

2. Una adversidad es una oportunidad para crecer.

Evito intencionadamente hablar de “sufrir” o de “padecer” la retinosis pigmentaria pues no la siento como una carga ni un castigo divino.  Me tocó y conlleva sus dificultades pero, ¿a quién no le toca algo?
La vida nos repartió las cartas a todos, al azar, pero quienes jugamos somos tú y yo, esa es la clave.
Gracias a mi discapacidad visual he aprendido a perseverar, a encontrar nuevos caminos cuando el más transitado está cortado para ti, a mirar mucho más hacia el interior de las personas que hacia sus atributos físicos o su vestimenta, a valorar mucho más lo que tenemos y nuestras posibilidades que lo que no tenemos o no podemos hacer…
Y por encima de todo, a darme cuenta de que la auténtica discapacidad es tener una actitud negativa o limitante ante la vida.

3. No permitas que te limiten, ni te limites tú.

La verdad es que hace tiempo perdí la cuenta de las veces que me han dicho a lo largo de mi vida que “no era posible”, que al no ver bien “no iba a poder hacer, estudiar, aprobar…”.  ¡Cuánta insensatez!
Podrían haber destrozado mi confianza y mi ilusión, podría haberles creído.  Menos mal que siempre tuve un puntito rebelde a pesar de ser un chico tímido y poco hablador.
De niño no les escuchaba, era mucho más divertido estar imaginando, jugando y descubriendo nuestro fascinante mundo.  De mayor sí caí en la cuenta de sus palabras pero siempre me las he tomado como un reto.
Es muy satisfactorio demostrar con hechos cuán equivocada está mucha gente, ayudarles con lo que no esperaban a que cambien, a que abandonen ante la vida una “visión de túnel” centrada en lo que creen es cierto por una vista panorámica llena de matices, oportunidades y algunas preguntas sin respuesta definitiva que nos sitúan en el terreno de lo que podría llegar a ser.
Es mucho más sano y más enriquecedor buscar “a ver cómo lo hacemos” o, al menos, decir “¿quién sabe? Prueba…”.  Ojalá acaben por extinguirse esas frases demoledoras y sentenciadoras: “no vales”, “es imposible”, “eres tonto”, “no vas a poder”…¡no les hagáis ni caso!

4. El coraje, el mejor compañero de viaje.

 Recuerdo con gran cariño el momento en el que conseguí licenciarme en Psicología, cuando aprobé un Máster que realicé mientras trabajaba por las mañanas en una empresa de formación y consultoría, cuando llegué a Estados Unidos sólo y sin ningún miedo a disfrutar de un año de experiencias como estudiante de intercambio, cuando paleaba en mi kayak bajo la luna llena tras un hermoso día de travesía, cuando di mis primeros pasos para crear lo que hoy es una realidad, mi primer proyecto como emprendedor, You Can Do It, cuando conseguí llegar el primero en esa media maratón solidaria que organizaba cada año mi inspirador profesor Walter Foster en favor de quienes no tenían la suerte de poder correr…
¡Tantos momentos hermosos! Siempre hubo esfuerzo, nunca fue inmediato ni fácil.  Ah, y, por cierto, siempre hubo varias personas que me dijeron que no iba a poder o que me iba a salir mal.
¿Sabéis lo que siempre estuvo presente durante esas experiencias tan enriquecedoras? El miedo…y su mejor complemento, el coraje.  No se trata de no sentir ningún temor, se trata de aprender a gestionarlo y ¡atreverse pese a tenerlo!
Sin ninguna duda, las mejores decisiones en mi vida las he tomado desde el coraje y no desde el miedo.  Así mismo, los momentos más felices y mi mayor sensación de plenitud han sido consecuencia de esos “momentos atrévete”.

5. Céntrate en tus posibilidades, no en tus limitaciones.

Como consecuencia de la retinosis pigmentaria mis ojos captan mucha menos luz y paso a no ver nada o prácticamente nada de noche, en interiores o en lugares poco luminosos.  También tengo visión de túnel (percibiendo sólo la parte central de lo que hay ante mí, como si viera el mundo a través de un tubito).
Hoy por hoy me muevo por las calles gracias a un bastón, escaneo cualquier documento en papel con la esperanza de poder acceder a su contenido y utilizo software de lectura de pantalla (programas que transforman el texto en voz) en mi móvil y mi ordenador.
Desafortunadamente nuestra sociedad todavía dista mucho de ser inclusiva y es muy habitual encontrarme con barreras y letreros en lugares inapropiados, semáforos que no suenan, páginas web o programas que no son accesibles mediante el software de lectura de pantalla, personas que deciden dar por concluida la entrevista de trabajo que se disponían a hacerme nada más darse cuenta de que uso bastón…
Las circunstancias, sin duda, muchas veces son adversas.  Sin embargo, he comprobado una y otra vez que si buscas con ingenio y perseverancia, siempre hay una solución, una alternativa, un camino que te acerca a donde quieres llegar.  A veces se tarda un poco más, a veces se debe compensar una carencia con otra fortaleza, a veces es bueno pedir ayuda y sí, a veces uno puede sentirse cansado de luchar o puede no haber encontrado la solución ideal (todavía).
Nuestro potencial de aprendizaje es prácticamente infinito.  Igualmente nuestras oportunidades de colaboración y complementariedad con otras personas que tengan fortalezas diferentes a las nuestras.  No somos lo que nos falta, somos lo que podemos llegar a aportar, ¡y eso es muchísimo!

6. Solos somos flores, juntos formamos jardín.

 Cada uno de nosotros alberga muchos tesoros.  Todos somos diferentes pero tenemos nuestra esencia, nuestro propio aroma y nuestra forma de abrirnos al mundo.  Me gusta esta metáfora de las flores porque nos devuelve la belleza que muchas veces la falta de autoestima o las críticas destructivas de otras personas nos han tratado de arrebatar.
La discapacidad me ha enseñado a valorar la diversidad como un tesoro, dejando atrás vergüenzas por ser diferente y saliendo al mundo con orgullo de ser como somos, seres únicos y repletos de valor.
Eso sí, aún siendo hermosos por nosotros mismos nuestra capacidad de aportar valor y nuestro nivel de felicidad se multiplican cuando nos unimos a otros seres humanos.
Con las personas adecuadas, buscando sinergias que acaban en muchísimo más de lo que supone la suma de nuestras partes por separado, podemos llegar a conformar algo que tiene mucha más fuerza que cualquier flor individual: un precioso jardín en armonía.

7. Agradece y degusta cada detalle.

Hace unos años descubrí una técnica que multiplicó mi nivel de bienestar.  Antes de irme a dormir repaso mentalmente lo que ha supuesto el día y agradezco de corazón al menos 10 cosas positivas que me hayan sucedido.
Cualquier detalle es digno de un profundo agradecimiento.  Una sonrisa, una conversación agradable, una puesta de sol, una sabrosa fruta…adoptar una actitud de agradecimiento ante la vida nos deja en paz con nosotros y con el mundo y nos llena de energía hasta unos límites insospechados.
No lamento tener una discapacidad visual.  Agradezco a la vida haberme permitido aprender todo lo que sé (¡y lo que queda!), haberme permitido experimentar todo tipo de sensaciones que han ido contribuyendo a configurar quien soy hoy.
No sería el mismo sin mi limitación visual, y quizá me perdería la oportunidad de disfrutar como hago de sentirme feliz a más no poder, orgulloso de tratar de aportar valor a otras personas y con un hambre insaciable por crecer y gozar con ese crecimiento.

Quizá también te interese

24 Comentarios

  1. Dominique

    Hola Carlos
    Creo que tienes un gran futuro ayudando a muchas personas con discapacidad y sin discapacidad.
    Pues lo importante es la actitud que desarrollamos en la vida, eres un ejemplo a seguir.
    Felicidades por el post, cuando se habla desde el corazón, las cosas siempre sale bien.
    Un abrazo
    Dominique

    Responder
    • Carlos Arbós

      Sin duda Domi, las cosas más importantes en la vida sólo son visibles para el corazón. ¡Gracias por tu confianza!

      Responder
  2. Ana Costa

    ¡Enhorabuena, Carlos! Por tu coraje, por tu determinación y por inspirarnos tanto.
    Cuántas veces, incluso sin tener ninguna discapacidad, nos asustamos y creemos que no podremos, que no seremos capaces, que no lo conseguiremos…
    Por suerte, personas como tú nos recordáis cada día que, si creemos en nosotros mismos y perseguimos nuestros sueños a pesar del miedo, nada es imposible.
    Muchas gracias, de corazón, por hacer que no se nos olvide. Personas como tú hacen mucha falta.
    Un fuerte abrazo.

    Responder
    • Carlos Arbós

      Me alegra muchísimo poder inspirarte y ayudarte Ana. Efectivamente, todos, y por supuesto yo el primero, tenemos miedos y debemos afrontar diferentes dificultades que podrían acabar por bloquearnos. Menos mal que tenemos el maravilloso recurso del coraje y de la superación personal. Nuestra mente es muy poderosa y puede transformar una adversidad en una oportunidad así como puede aprender estrategias para gestionar mejor los miedos. ¡Un abrazo fuerte y a seguir caminando hacia lo que realmente soñemos hacer con nuestra vida!

      Responder
  3. Ana Costa

    Muchas gracias también a ti, Jesús, por este blog tan maravilloso y tan inspirador. Realmente, hay muchas personas que lo están pasando muy mal y que necesitan mucho ayuda como la tuya.
    ¡Gracias por hacerlo posible!
    Un abrazo grande!

    Responder
    • Jesús Matos

      ¡¡Muchas gracias a ti Ana!! Lo mismo te digo 😉

      Responder
  4. Cristóbal López

    Hola Carlos
    Pues sí, lo que contiene este post no tiene desperdicio, porque como seres humanos que somos, vivimos presos de una u otra forma, a nuestras limitaciones, sean estas de la naturaleza que sean… L a verdad es que en la mayoría de los casos, «el árbol que no nos deja ver la selva», siempre nos lo ponemos nosotros mismos delante. La vida del ser humano es demasiado corta como para desperdiciarla con cosas que no nos conducen a nada, o si lo hacen es a vivir peor de lo que podría ser .
    Demasiadas personas acostumbran a hacerse su «composición de lugar» respecto a los demás, con su análisis superficial de las apariencias de los otros… Se deslumbran con lo que es ostentoso, caro, lujoso, escandaloso, irreverente, y casi siempre sin sentido. Falta en general, mucha capacidad de percepción de las cosas verdaderas, de todo lo que realmente tiene valor en nuestras vidas. Nos perdemos «por las ramas» en vez de centrarnos en lo esencial, en el troco, en la esencia de las cosas, y principalmente de las personas… Lo peor de todo es que después cuando los años nos hacen madurar, y cuando ya nos queda poco tiempo, en la mayoría de los casos nos percatamos de que nuestra trayectoria por nuestras vidas, podría haber sido diferente, y desde luego, mucho mejor… Aunque siempre los hay de aquellos que les es imposible comprender que, ellos han estado toda sus vidas completamente equivocados pero que la Humanidad entera no puede estar siempre equivocada.
    No me extiendo más Carlos, enhorabuena por este post, y por lo que comunicas en él. Un abrazo y nos hablamos en la Tribu de Visibilidad Ascendente

    Responder
    • Carlos Arbós

      ¡Muchas gracias a ti Cristóbal! Sabias y muy sentidas palabras…

      Responder
  5. Joseluis

    Carlos simplemente Chapó! Es precisamente lo que buscabas. Inspirador al máximo, me ha encantado y además has conseguido darme en la fibra.
    Eres un tío con dos cojones. Espero que no te moleste que lo diga así Jesús. Pero es que tenia que decirlo.
    Enhorabuena por el invitado y el anfitrión. En mi blog http://www.donytalento.com, hablo también de autoestima, y ya me suscribí al de Jesús y ahora mismo voy a hacer lo que me pide el cuerpo. Suscribirme al tuyo Carlos.
    Un abrazo a los dos. Cuánto genio junto.

    Responder
    • Carlos Arbós

      Ole José Luis! Muchas gracias y espero que te guste mucho el blog! Yo acabo de empezar a explorar el tuyo y lo estoy disfrutando: estilo, gracia y una misión muy bella como es ayudar a esos seres divinos que son las mamás. ¡Se lo recomendaré a la mía, a quien tanto le debo!

      Responder
      • Joseluis

        Me parece perfecto Carlos. Por cierto me he suscrito pero no me han llegado los vídeos..ni el pdf. No sé qué habrá pasado? Mándamelo si quieres para disfrutarlo…
        Un abrazo.

        Responder
        • Carlos Arbós

          Vaya, pues no sé a qué se puede deber…en principio no había problemas pero buscaré en busca de algún fallo técnico por el camino.

          Responder
  6. Juan Carlos

    Gracias Carlos y Jesús !!!
    Inspirador y motivador. Personas como vosotros hace que la vibración de la humanidad suba.
    Un abrazo

    Responder
    • Carlos Arbós

      Mil gracias Juan Carlos, y que siga subiendo…

      Responder
  7. Borja Navarro

    Genial entrada Carlos, muy muy inspiradora.
    Eres un claro ejemplo de que querer es poder, y que con esfuerzo, constancia y teniendo muy claras las metas que quieras conseguir se puede hacer lo que se quiera.
    Un abrazo y mucho ánimo con tu proyecto. ¡Adelante!

    Responder
    • Carlos Arbós

      ¡Muchas gracias Borja! Igualmente mucho ánimo con el tuyo que va a salvar de muchos agobios a quien quiera emprender online.

      Responder
  8. Luis Fernando Arteaga

    Gracias Jesús por permitir que Carlos nos pueda hacer este maravilloso regalo.
    Lástima que tanta gente se deje limitar por insignificancias. Que ejemplo nos da Carlos, basta con leerlo para darnos cuenta de la infinidad de cosas que podemos hacer.
    Gracias Carlos por este regalo.

    Responder
    • Carlos Arbós

      ¡Gracias a ti Luis!

      Responder
  9. Tere

    Carlos, me llenas de motivación y me espabilas con un cariñoso cachete en la colleja.
    Qué sociedad la nuestra: llamamos discapacitados a quienes viven con una ‘desventaja física’, y no tener en cuenta que la discapacidad verdadera es la que nos impide ser nosotros mismos y perseguir nuestros sueños.
    Eres un ejemplo a seguir, como persona que ha seguido el camino del corazón y sabe ver el verdadero sentido de la vida.
    Un fuerte abrazo!

    Responder
    • Carlos Arbós

      Me alegra mucho poder inspirar ese espíritu de superación tan necesario para acercarnos a una vida realmente plena. ¡Gracias Tere y otro abrazo para ti!

      Responder
  10. Isabel

    Tengo una amiga que casi es invidente, todos los años lee cientos de libros (no exagero), es generosa, la veo con frecuencia y noto que ya no sabe como entrarme. Yo soy la incapacitada que no sé como corresponderle.
    Un abrazo para todos

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Si quieres puedes: La gran mentira - […] enfrentar la vida con tus limitaciones. Hace un par de semanas, una persona a la que admiro, Carlos, escribió…
  2. Las 5 preguntas que transformaron mi discapacidad en crecimiento - Psicorumbo - […] el foco en nosotros mismos y en nuestra capacidad para tomar decisiones y adoptar estrategias nos permite abandonar el…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres hablar por WhastApp?