Salir de la zona de confort: primeras pautas

por | 17 Oct, 2019 | autoestima, bienestar, comportamiento, creencias, mente, opinion, respétate a ti mismo

Salir de la zona de confort: primeras pautas

En el post de hoy abarcaremos todo lo relacionado con la zona de confort, así como los beneficios de alejarse de ella y los mejores modos de hacerlo.

Cada vez se va instalando más en nuestro vocabulario habitual el concepto de “zona de confort”, incluso de forma coloquial, se trata de un término ampliamente extendido.

La mayoría de personas aprecia la connotación negativa del mismo, sin embargo, se trata de una situación caracterizada por el hecho de que las personas que se encuentran inmersas en ella no perciben su adversidad. En realidad, poca gente sabe realmente qué es, qué implica y cómo salir de ella de forma efectiva.

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort puede tener varias acepciones, vamos a examinarlas brevemente.

1. Se trata de un estado de comportamiento en el cual una persona experimenta una ansiedad neutral, que le lleva a realizar de forma constante una serie de comportamientos que le permiten conseguir un nivel de rendimiento sin sentido del riesgo.

2. Se trata de un estado mental en el cual el individuo permanece pasivo ante distintos sucesos que experimenta en su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.

3.  De manera menos grave, también se reserva el concepto de zona de confort para aquellos lugares o situaciones donde una persona se siente segura y hacia los que desarrolla apego o dependencia.

De estas definiciones podemos extraer el significado más esencial de la zona de confort, una de las situaciones más extendidas a una gran diversidad de personas en distintas etapas vitales.

Y es que, permanecer en un estado o situación en el  que nos sentimos cómodos, seguros y con temor a arriesgar es algo mucho más común de lo que parece y no tiene por qué estar ligado a determinados tipos de personalidad, trastornos o situaciones vitales de angustia, inseguridad o ansiedad.

La permanencia en la zona de confort puede manifestarse de maneras muy distintas con una gran diversidad de niveles de gravedad. Por ejemplo:

· Resistencia a cambiar de trabajo.

· Miedo a terminar con una relación.

· Ansiedad por salir de nuestra casa.

· Desgana por cambiar nuestro lugar de residencia.

· Parálisis ante cualquier aspecto estable de nuestra vida que pueda ser cambiado.

Causas e implicaciones

Como decimos, establecerse en la zona de confort puede darse en diferentes niveles de gravedad, resultando esto en posibles dificultades, problemas o incluso trastornos psicológicos.

Será necesario examinar cada caso de forma individual y profunda para determinar si los males psicológicos asociados al aferramiento del individuo a su zona de confort son la causa o bien la consecuencia del mismo.

Algunas causas y consecuencias de permanecer fuertemente aferrado a la zona de confort son los siguientes:

· Dependencia desarrollada hacia lugares, personas y actividades rutinarias que limitan nuestras posibilidades de realización personal y cumplimiento de metas.

· Apatía, es decir, estado de indiferencia en el que el individuo experimenta la falta de emoción, motivación o entusiasmo.

· Depresión, es decir, trastorno del estado de ánimo caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, que producen incapacidad para disfrutar de los acontecimientos vitales. Puedes leer todo lo que hemos escrito sobre la depresión en el siguiente enlace: https://enequilibriomental.net.net/?s=depresion

 Consejos para salir de la zona de confort

Salir de la zona de confort no es fácil (según el nivel que experimente el paciente). Según el caso, será necesario o no acudir a terapia psicológica. Algunos consejos para lograrlos son los siguientes:

1. Analiza tu modo de hacer las cosas y una vez tengas claro cómo sueles actuar, dale la vuelta.  

2. Plantéate desafíos y metas que cumplir, tener objetivos claros que nos ayuden a mejorar y a avanzar siempre son un aliciente que contribuye a que abandonemos la zona de confort.

3. Exponte a situaciones, actividades y ambientes novedosos, así como rodéate e intenta conocer a nuevas personas que le aporten una visión diferente a tu vida y reestructuren tus hábitos.

4. Reconoce tus excusas más habituales y anticípate a ellas creando un plan antiexcusas, que te permita llevar a cabo actividades.

5. Ábrete a tus familiares y amigos para que entre todos te apoyen en tu proceso de abandonar la zona de confort.

Una vez consigas salir de la zona de confort…

1. Sentirás que eres una nueva persona, que se conoce, se aprecia y con múltiples posibilidades.

2. Perderás el miedo a arriesgar, a vivir tu vida y a equivocarse, que es algo habitual que forma parte de nuestros procesos vitales.

3. Te hará más fuerte como persona, más creativo y resilente, siendo capaz de superar situaciones negativas, de adaptarse al cambio y de buscar nuevas soluciones.

4. Ganarás autoestima, autoconfianza, es decir, mejorará la percepción que tienes sobre ti, lo que te impulsará a conseguir tus objetivos.

5. Vivirás experiencias gratificantes, llenas de emoción, también conocerás a gente nueva y tu día a día será más rico.

6. ¡Envejecerás mejor! ¿A que no contabas con esto? Un estudio llevado a cabo en 2013 llegó a la conclusión que aprender y poner en práctica nuevas habilidades nos ayuda a conservar una buena agudeza mental

Si estás experimentando una situación como la que describimos al principio y sientes que quieres salir de la zona de confort, esperamos que decidas romper el cascarón y seguir las recomendaciones que te proponemos. Desde En Equilibrio Mental estamos seguros de que tu calidad de vida se expandirá enormemente.

Recuerda que, como te hemos indicado antes, los casos más agudos de aferramiento a la zona de confort pueden estar asociados a otros males psicológicos que solo un profesional puede determinar y sentar las bases para eliminar.

Quizá también te interese

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. La baja autoestima puede ser la base de otros problemas psicológicos | En Equilibrio Mental - […]                         –> Lee nuestra entrada sobre salir de la zona de confort. […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *